Boletín Nº 5 - Año 2007

38º Convención Anual de la
«American Honey Producers Association»
Año 2007 (2da parte)


Estimados suscriptores,

Adjunto la segunda parte de mis observaciones, correspondientes a mi participación en la 38º Convención Anual de la «American Honey Producers Association», que tuvo lugar en Phoenix, Arizona entre el 10 y el 13 de Enero de 2007.

En el siguiente link podrán ver algunas fotos sobre la apicultura en Arizona
>> ver fotos

Quiero agradecer especialmente al Ing. Agr. Milton Sabio, responsable del Area Apícola de la SAGPyA, por haberme suministrado importante información estadística sobre el comercio de la miel que fue de gran utilidad para mi presentación.

Cordialmente,

Martin Braunstein


GENETICA y MEJORAMIENTO

Si bien el USDA ejecuta desde hace casi dos décadas, programas de mejoramiento que tienen como objetivo disminuir y/o evitar el uso de acaricidas y antibióticos, también existen emprendimientos paralelos de universidades estatales con el mismo objetivo. Durante 1922 una ley federal prohibió en EE.UU. la libre importación de material vivo en todas sus formas. Llevó nada menos que 83 años, hasta que en 2005 otra ley federal, abrió el mercado para las importaciones procedentes de Australia, Nueva Zelanda y Canadá. Sin embargo, durante el período de restricción de 83 años antes mencionado, el USDA en muchas oportunidades ha permitido la importación de reinas fecundadas, con carácter de excepción para algunos centros de investigación. Esto dio lugar a diversos programas de mejoramiento realizados en Baton Rouge (Louisiana) bajo la supervisión del Dr. Tom Rinderer. Por ejemplo, algunos de ellos han sido la importación de abejas británicas para incorporar resistencia a ácaros traqueales, luego las abejas yugoeslavas criadas por el Dr. Kulincevic y finalmente la importación de abejas rusas procedentes de la región de Primorsky. Hoy el USDA ofrece dos líneas, la rusa recién mencionada y la SMR (Supressed Mite Reproduction) ahora denominada como VSH (Varroa Sensitive Hygiene). Ambas merecen comentarios por separado. Las abejas rusas presentan una notable reducción en la cantidad de varroas presentes en cría operculada que asciende al 24% comparada con el 40% de infestación en abejas italianas, mientras que las VSH tienen una tasa de infestación de sólo el 12%. Las abejas rusas y sus híbridos, requieren un sólo tratamiento acaricida anual. El problema que se presenta con ellas, es su baja prolificidad y que invernan con poblaciones reducidas. El apicultor que hoy deriva su principal ingreso de la polinización de almendros, necesita colmenas que exploten de abejas al terminar el invierno, esto es imposible con las abejas rusas. En cuanto a las abejas VSH, que fueron desarrolladas por el hoy jubilado Dr. John Harbo, tienen un comportamiento de desopercular y remover las pupas que son parasitadas por varroas reproductivas. Estas abejas dejan sin desopercular y sin remover las pupas que están acompañadas por varroas hembras estériles (no reproductivas). Ahora bien, existe un severo problema con las abejas VSH. Este comportamiento higiénico tan peculiar, ha sido obtenido mediante un nivel muy intenso de consanguinidad (endocría), que ha significado un patrón de cría muy salteado y defectuoso por la disminución de alelos sexuales. De nuevo, los apicultores que deben polinizar almendros no pueden confiar en poblaciones que son muy reducidas a la salida del invierno. La clave pasa por obtener híbridos que sean prolíficos, hecho aun pendiente de conseguir. En este sentido el Programa de Mejoramiento Genético de la Universidad de Georgia, a cargo del Dr. Keith Delaplane, se basa en el concepto de «Sistema de Mejoramiento en Población Cerrada» - «Closed Population Breeding Program- CPBP» (Laidlaw & Page). Su selección es dentro del ecotipo Italiano predominante en el sur de EE.UU. El Dr. Delaplane mostró resultados acerca de los niveles de adopción por parte de la industria apícola estadounidense, de las nuevas abejas desarrolladas a nivel del USDA y Universidades. Luego de décadas de esfuerzo, el resultado es francamente decepcionante. La preferencia de los apicultores profesionales estadounidenses por las nuevas líneas resistentes, apenas alcanza a entre el 5% y el 12% de las colmenas comerciales en todo EE.UU, es decir, menos de 300.000 colmenas. La vasta mayoría de los apicultores profesionales sigue prefiriendo trabajar con abejas italianas tradicionales. Por otro lado la Dra. Marla Spivak de la Universidad de Minnesota, ha seleccionado abejas con alto comportamiento higiénico para loque americana y cría yesificada. Finalmente, el programa universitario que más me impresionó fue el del Dr. Walter Sheppard (Universidad de Washington). El Dr. Sheppard es un genetista de primer nivel que visitó Argentina en tres oportunidades. Desde 1998 selecciona abejas italianas con objetivos amplios y no restringido a comportamientos específicos. Fue justamente él que, en un ejemplar del año 2005 en la revista BEE CULTURE advirtió a los criadores de reinas, acerca de los terribles riesgos que entrañaba la selección focalizada principalmente en comportamiento higiénico para evitar loque americana. Demostró científicamente la correlación negativa existente entre mayor comportamiento higiénico y menor producción de miel. Sus datos se basan en investigaciones realizadas en Italia por el Dr. Marco Lodesani de la Universidad de Bologna. El Dr. Sheppard además deslumbró al auditorio cuando ofreció los datos estadísticos referidos a la pérdida de variabilidad genética en las poblaciones de abejas de los EE.UU., a causa del creciente nivel de consanguinidad que sufren los criadores estadounidenses. Estos estudios fueron realizados mediante la caracterización molecular del ADN mitocondrial y mediante microsatélites para determinar el ADN nuclear. Hubo cambios perceptibles en la pérdida de alelos en los últimos trece años. Algunos números del Dr. Sheppard: -Entre 1993-1994 tomó muestras de abejas de 44 criadores que utilizaban como pie de cría a 320 reinas madres, estos criadores producían anualmente 890.700 reinas. Determino la presencia de 128 alelos en 10 loci. -Repitió el mismo ensayo durante 2004-2005. En este caso, debido a que numerosos criadores se jubilaron, pudo muestrear a sólo 34 criadores que usaron 358 madres para producir 869.500 reinas anuales. Analizando los mismos 10 loci, encontró sólo 92 alelos de los identificados originalmente en 1993-1994. En resumen, desparecieron 36 alelos pero aparecieron 23 nuevos, seguramente por la propagación de las abejas africanizadas y por el uso de abejas rusas, VSH y HYG. No obstante la pérdida NETA fue de 13 alelos, lo que representó una merma del 10% en la variabilidad genética total. Datos que de por sí solos son muy preocupantes. Esto fue corroborado por otra presentación realizada por la Dra. Lanie Bilodeau del USDA en Baton Rouge, que comparó poblaciones de «abejas italianas estadounidenses» contra «abejas italianas europeas». Para ello se tomaron muestras de 13 criadores estadounidenses ubicados en 7 estados diferentes que suministraron 72 muestras. En el caso de Italia se muestrearon a 14 criadores ubicados en tres regiones de Italia con centro en Bologna, que también proveyeron 72 muestras. En Italia se determinaron 31 alelos, mientras que en EE.UU. se encontraron 36. Algunos de ellos eran idénticos en ambos países y otros exclusivos para cada uno, con esto se demuestra que las abejas «American Italian» son distintas de las abejas «European Italian». En términos concretos, en EE.UU. se seleccionó una abeja muy rubia y prolífica, mientras que en Italia se prefirió a una abeja color marrón cuero no tan uniforme en su color. La Dra. Bilodeau terminó explicando la importancia de haber completado el estudio del total del genoma de las abejas. Lo ejemplificó diciendo que ahora tenemos identificadas a las tres millones de piezas que corresponden al rompecabezas genético de las abejas melíferas. Lo que resta saber y no es poca cosa, es donde encaja cada una de estas piezas y que función cumple. Finalmente, vaticinó que en pocos años se desarrollarían marcadores moleculares que permitirían ayudar a los criadores a identificar los genes que tienen relevancia tanto para la resistencia a enfermedades como para una mayor productividad. Hablar de esto hoy parece ciencia ficción, pero es lo que se viene. La Dra. Anita Collins que es una investigadora del USDA próxima a jubilarse, dio una clase magistral sobre criopreservación de material vivo, en especial semen de zángano y huevos. Mantener semen congelado en nitrógeno líquido es una forma de asegurar la biodiversidad y la continuidad de ecotipos pasibles de extinción.



Señaló que la homogeneización a alta velocidad destruye la cola de los espermatozoides y afecta su posterior movilidad dentro de los oviductos y capacidad fecundante. Cuanto menos se manipule el semen mejor. Influye la temperatura de congelado, la ubicación y el tiempo que demanda congelar. Finalmente la Dra. Collins, destacó que dentro de su equipo se encuentra trabajando una investigadora argentina, llamada Cecilia Andere, dotada con un perfil de excelencia académica que debe enorgullecer a nuestro país. Otro programa universitario de selección es el de la Universidad de Ohio a cargo de Sue Cobey, que mediante inseminación instrumental en el marco de un CPBP ha seleccionado un tipo de abeja cárnica muy productivo, denominado por ella «New World Carniolan». Sue que visitó Argentina hace pocos años, es una rara combinación de científico y apicultor. Durante mucho tiempo ella fue una criadora de reinas profesional en California. Luego se vinculó con la Universidad de Ohio donde continuó su trabajo de selección. Su ponencia fue sobre inseminación instrumental. Quedó claro que, es más difícil asegurar la recolección de semen de buena calidad que realizar la inseminación en sí. Según Sue, sólo el 50% de los zánganos tiene semen con calidad, cantidad y con el grado de movilidad necesarios. El otro 50% directamente no sirve. Esta falla puede ser natural o bien inducida por mala nutrición durante la etapa larval y más que nada por el uso de acaricidas. Ella comprobó que el uso de fluvalinato, cumafós y otros principios activos reduce sensiblemente la producción de espermatozoides en los zánganos.


ENFERMEDADES DE LAS
ABEJAS


Desde el año 2000 a esta parte, la aplicación de nuevas técnicas de identificación de patologías apícolas, han revolucionado para siempre la percepción que teníamos de las enfermedades de las abejas.

Me refiero concretamente al uso de PCR (Reacción en Cadena de Polimerasa) que permite la caracterización molecular de los agentes patógenos y mediante el estudio de su ADN clasificar distintos haplotipos.

El pionero en esta revolución creo que fue Dennis Anderson en Australia. Sorprendió al mundo apícola en el año 2001, cuando reveló su descubrimiento de que Varroa jacobsoni no era un parásito de las abejas melíferas. Por el contrario, mediante PCR pudo confirmar que la especie que realmente causaba perjuicios era otra denominada Varroa destrutor y que a su vez abarcaba a dos haplotipos distintos: uno koreano y el otro japonés. La Varroa no era la especie que suponíamos y encima nos enteramos que eran dos tipos distintos.

Luego se aplicó la misma técnica de PCR a la loque americana, y  nos sorprendió enterarmos de que existen no sólo una cepa sino cinco distintas. Finalmente, cuando hace dos años en España se determinó como posible causa del despoblamiento de las colmenas a la nosemosis, causó conmoción averiguar que este nuevo haplotipo de  Nosema era distinto del tradicionalmente descripto en los libros (apis zander) y clasificado como Nosema apis ceranae.

En síntesis, así como la técnica de «Cromatografía de Fase Gaseosa» permite identificar PARTES X BILLON de residuos en miel, nuestro correlato en sanidad apícola es la técnica de PCR. No me sorprendería que en un futuro cercano, investigadores bien equipados logren identificar haplotipos diferenciales de loque europea, cría yesificada y ácaros traqueales.

El Dr. Jeff Pettis que es el Jefe de Investigaciones del Laboratorio Apícola que el USDA tiene en Beltsville (Maryland) señaló como una grave preocupación, el fenómeno de despoblamiento que afecta a las colmenas luego de la cosecha y que culmina con su extinción a comienzos del la primavera siguiente. Encontró un denominador común en todas las colmenas afectadas, que es la presencia de Loque Europea en la última etapa de su decadencia. El Dr. Pettis duda que ésta sea la causa, mas bien sería la consecuencia de la mala nutrición recibida por las larvas en colmenas despobladas. Su recomendación fue que ante el inicio del despoblamiento, inmediatamente comenzar el monitoreo de las colmenas para no descartar otros factores, como Nosema en su variante tradicional apis zander o en su nueva caracterización Nosema Ceranae.

PEQUEÑO ESCARABAJO
DE LA COLMENA


El Aethina tumida (Pequeño Escarabajo de la Colmena) cuya presencia fue detectada en EE.UU. durante 1998, se ha extendido por todo el sudeste (Georgia, Alabama, Louisiana, Mississipi y Florida). Lugares donde el suelo no es compacto y tiene gran cantidad de arena han facilitado la reproducción de este coleóptero. Los criadores de reinas del sudeste enfrentan severos problemas debido a que los escarabajos fácilmente destruyen los núcleos baby de fecundación, tanto que algunos criadores debieron optar por un núcleo de tamaño mayor con más cantidad de población para poder seguir criando reinas. El estado de California, hoy libre del escarabajo ha impuesto requisitos muy estrictos para aquellos apicultores migratorios que ingresan colmenas palletizadas. En la frontera estatal, funcionarios de sanidad animal revisan cada pallet individualmente para encontrar rastros de escarabajo y de una hormiga exótica ausente en California conocida como Red Imported Fire Ant. Ante el más mínimo hallazgo se prohíbe el ingreso de toda la carga. Para evitar estos disgustos los apicultores han incorporado el hábito de desinfectar sus pallets previo a los traslados.

Dentro de la «American Bee Research Conference» hubo varias presentaciones dedicadas a mostrar tanto trampas con distintos cebos atrayentes para capturar escarabajos dentro de las colmenas, como estudios sobre su ciclo reproductivo. Resultó interesante averiguar que la aplicación de PCR a los escarabajos encontrados el año pasado en Alberta (Canadá) tienen un haplotipo diferente al de los hasta ahora dos haplotipos encontrados en EE.UU. Según el Dr. Medhat Nasr, esto hace suponer vectores y lugares de origen distintos. En el caso de Canada se sabe que la introducción fue mediante paquetes de abejas procedentes de Australia que fueron instaladas en apiarios de la provincia de Alberta durante 2005 y 2006. Previamente en otra provincia canadiense (Manitoba), ya se habían detectado durante 2002 la presencia de escarabajos, aparentemente transportados en una carga de cera originaria de Texas.

En el caso de EE.UU., se supone que la introducción del escarabajo fue con importaciones de fruta procedentes de Sudáfrica. Lo paradójico es que mientras California busca evitar el ingreso de pallets con presencia de escarabajos, no restringe en absoluto el ingreso masivo de paquetes de abejas australianos que perfectamente podrían ser transmisores de los primeros focos de Aethina tumida. Los más preocupados en evitar esto son los criadores de reinas californianos.

Finalmente la Dra. Rosalynd James, del USDA en Logan, UTAH; describió una técnica muy innovadora para desinfectar y esterilizar panales. Consiste en el uso de ozono dentro de cámaras herméticas. Esto permite erradicar a las formas adultas de la polilla y a parte de las larvas, no así a los huevos. Con una segunda aplicación de ozono puede lograrse un control total. Es interesante que exista un método no contaminante para preservar la integridad de los panales.



Martin Braunstein

Martín Braunstein
Representante de la SRA (Sociedad Rural Argentina) ante el «Consejo Nacional Apícola» (SAGPyA) y ante la «Comisión Nacional de Sanidad Apícola» (SENASA)