Boletín Nº 3 - Año 2007

38º Convención Anual de la
«American Honey Producers Association»
Año 2007 (1era parte)


Estimados suscriptores,

Entre el 10 y el 13 de Enero participé en la 38º convención anual de la «AHPA- American Honey Producers Association» («Asociación Estadounidense de Productores de Miel») que se desarrolló en Phoenix, Arizona. Fue mi tercera participación como disertante invitado. Anteriormente había estado en la 30º convención, que tuvo lugar en Enero de 2000 (San Diego, California) y luego en la 35º convención durante Enero de 2004 (San Antonio, Texas).

El programa completo de actividades puede leerse directamente en el sitio de la AHPA accediendo a http://www.americanhoneyproducers.org/. Los cuatro ejes del encuentro fueron: polinización, genética / mejoramiento, sanidad y análisis del mercado de la miel.

Adjunto la primera parte de mi resumen. En la próxima edición de mi boletín, recibirán la segunda y última parte donde desarrollaré lo tratado sobre GENETICA - MEJORAMIENTO y acerca de ENFERMEDADES-SANIDAD.

En esta ocasión, en forma paralela a la Convención, también tuvo lugar el encuentro anual de la comunidad científica apícola estadounidense, agrupada en la organización conocida como «American Bee Research Conference». Afortunadamente pude participar de ambos encuentros rescatando valiosa información que será compartida en este EXPRESO.

En la última edición de 2006 de la revista cuatrimestral «Honey Producer» que edita la AHPA, contribuí con un artículo titulado «Global Challenges for the Import & Export of Queen Honeybees & Package Bees» que fue motivo de una de mis dos presentaciones. El sábado 13 de Enero entre las 9.15 y las 10.00 me tocó hablar sobre las nuevas regulaciones internacionales que afectan al comercio de material vivo apícola y seguidamente un pantallazo sobre la situación de Argentina como exportador de miel.




INICIO DE LA CONVENCION

La apertura de la convención se realizó el 10 de Enero con la conferencia del Sr. Kim Flottum, editor de la centenaria revista BEE CULTURE, que en 2007 cumple 135 años de edición contínua. Fue interesante escucharlo a Kim, en especial por sus reflexiones acerca de los cambios globales que están afectando a los apicultores. Señaló el uso cada vez mayor del maíz, de la caña de azúcar y de la colza para la fabricación masiva de biocombustibles, lo cual restará edulcorantes en el mercado mundial. Según él, a mediano plazo esto contribuirá al fortalecimiento del mercado de la miel.

También habló acerca de los nuevos desafíos en cuanto a resistencia del varroa a los acaricidas tradicionales. Hoy en EE.UU. existen muchas regiones donde el cumafós y el amitraz ya no sirven. La africanización que fue detectada en 1990 en Texas y que parecía detenida, ha comenzado a expandirse dentro de buena parte del territorio templado estadounidense. Esto ha sido resultado de la migración de colmenas y de la propagación natural por enjambrazón de estas abejas indeseables. El público estadounidense que tradicionalmente ha admirado a las abejas europeas, se encuentra ahora con sentimientos contradictorios, debido a las características de agresividad que hacen inmanejables comercialmente a las abejas africanizadas. Los temores más grandes tienen que ver con las consecuencias legales y económicas, que pueden surgir por picaduras e incidentes típicos que protagonizan las abejas africanizadas.

No menos importante es el auge de la urbanización en los EE.UU., que anualmente sustrae miles de hectáreas que hasta entonces habían sido territorio apto para la apicultura. En el caso específico de Arizona, en las adyacencias de Phoenix, se observa un aumento increíble de nuevos barrios cerrados en lugares que hasta hace pocos meses eran plantaciones de cítricos. Me tocó ver una plantación de 100 hectáreas de naranjos, recientemente vendida para un desarrollo inmobiliario, donde se había interrumpido la irrigación. Fue la verdad muy triste observar tantos cientos de árboles moribundos próximos a ser transformados en chips de madera. Como consecuencia, los apicultores compiten por las ubicaciones para apiarios de una manera feroz y llegando en muchos casos a denuncias judiciales por la extrema cercanía de colmenares vecinos. Mientras que para nosotros en Argentina, es algo usual llegar a instalar 100 o más colmenas en una sola ubicación, en cambio dada la extrema sequedad de Arizona los apicultores nunca emplazan más de 40 colmenas (10 pallets). Me resultó curioso observar sistemas de alimentación de jarabe, por medio de tambores expuestos al pillaje dentro de un colmenar. Se llena el tambor, luego de colocan elementos que impidan el ahogo de las abejas y listo.

Un aspecto interesante de la apicultura en zonas áridas del sudoeste de Estados Unidos, es el uso exclusivo de la abeja italiana. Nadie duda de su aptitud para invernar y de su utilidad para haber transformado a Arizona en el principal estado productor de polen en todo EE.UU. Los sistemas de recolección, limpieza, secado y conservación de polen alcanzan un nivel industrial que sorprende al que está acostumbrado a ver principalmente colmenas dedicadas a la producción de miel. La preocupación por los residuos de antibióticos también llegó a los productores de polen. Se han detectado trazas y metabolitos de oxitetraciclina en polen, compatibles con el uso de jarabe medicado que luego las abejas usaron para amasar los pellets de polen. Hoy se están realizando en forma rutinaria análisis basados en cromatografía al polen lo mismo que para la miel.

Para aquellos de nosotros que estamos acostumbrados a ferias apícolas multitudinarias, como pueden ser Doblas o Azul, seguramente resultará llamativo un encuentro donde participan no más de 300 o 400 productores en un hotel de cinco estrellas. Ocurre que en EE.UU., los apicultores profesionales no son más de 1.200. De este total, mitad y mitad aproximadamente, asisten a una de las dos convenciones que usualmente son simúltaneas pero que son responsabilidad de dos organizaciones distintas y con cierto antagonismo, unos asisten a la AHPA y otros asisten al de la «ABF- American Beekeeping Federation», que este año se realizó en Austin, Texas también entre el 10 y 13 de Enero de 2007.

La buena noticia es que durante Enero de 2008, ambas organizaciones realizaran un encuentro simultáneo en Sacramento, California. Con esto se evitará una dispersión de esfuerzo, tiempo y dinero tanto para los apicultores como para los expositores.

Existe un área comercial que se desarrolla usualmente en un salón cerrado de no más de 400 o 500 metros cuadrados. Los estands son muy austeros. Básicamente son mesas con manteles, algunos folletos y muy pocos carteles institucionales. Este año se destacó por lo inusual, el lanzamiento al mercado de un nuevo forklift (autoelevador) para manipuleo de colmenas palletizadas (www.hummerbeeforklift.com) y además un ahumador incorporado que permite administrar humo a los pallets desde una cómoda consola instalada al lado de la caja de cambios (www.newbeesmoker.com).

POLINIZACION


Estas innovaciones son fundamentales para hacer más eficiente el manejo del millón y medio de colmenas que durante Febrero y comienzos de Marzo, polinizarán el cultivo industrial más extendido de nuestro planeta y que hoy abarca unas 284.000 hectáreas. Me refiero obviamente a los almendros. La renta percibida por el apicultor, en concepto de honorarios por colmena llevada a polinizar este cultivo, alcanzó el año pasado la suma de U$S 120 / U$S 140 por unidad. Se utilizan casi cinco colmenas por hectárea.

Si no fuera por el ingreso generado por esta actividad, muchos productores de miel en EE.UU. ya habrían abandonando su actividad. Sin exagerar, podemos decir que los almendros son hoy el motor que sostiene a la industria apícola estadounidense. Como anécdota, vale recordar que entre 1999 y 2006, el productor de almendros vio incrementar el precio de su producto al por mayor, pasando de U$S 1,90 el kilo a U$S 6,60 el kilo. En el mismo período, la retribución percibida por el apicultor que llevaba colmenas a polinizar subió de U$S 45 a U$S 130 por unidad.

California cuenta con unas 600.000 colmenas propias, por lo que anualmente ingresan unas 800.000 colmenas procedentes de otros estados para completar el número requerido. La renta total generada por la polinización equivale a U$S 182 millones, cifra que supera al valor de la producción de miel obtenida durante 2005 en los EE.UU. que fue de U$S 158 millones correspondientes a una producción total de 79.400 toneladas. Estos números hablan por sí solos.

Al alquilar sus colmenas para polinizar almendros, los apicultores estadounidenses prácticamente obtienen un ingreso equivalente al de venderlas..., pero manteniéndolas bajo su propiedad. El cultivo de almendro se está extendiendo en superficie un 10% anual,


desalojando a otras explotaciones típicas de California pero menos rentables, como son la vid y los cítricos. Estados Unidos es hoy el primer productor mundial y el primer exportador mundial de almendros. Como ejemplo, basta mencionar que el 40% de la producción se destina a la Unión Europea.

La declinación de la industria apícola estadounidense es notoria. Hacia 1958 llegó a 5 millones y medio de colmenas, hoy la cantidad total de colmenas llega apenas 2 millones y medio. La intensa demanda de colmenas para polinizar almendros, contribuyó a permitir el ingreso de paquetes de abejas australianos en contraestación.

Según estadísticas proporcionadas por el Dr. Frank Eischen del USDA (Departamento de Agricultura), durante 2005 fueron importados 5.000 paquetes australianos, en cambio durante 2006 la cifra trepó a los 60.000 paquetes. El apicultor estadounindense que provee paquetes para polinizar en vez de colmenas, no percibe un pago por la polinización. Sin embargo el productor de almendros corre con los gastos de la importación y luego deja al apicultor en posesión de las cámaras de cría al finalizar la polinización.

Según pronostica el «Almond Board» para el año 2012 habrá 386.000 hectáreas de almendros y se necesitarán 1.9 millones de colmenas. Ahora hay 1.4 millones disponibles. Se necesitarán 500 mil colmenas más. ¿De dónde vendrán? Recordemos que, un paquete de abejas importado puesto en California con gastos de flete aéreo incluidos está en U$S 120. Me animo a predecir que, ante la elevada demanda de colmenas y la incapacidad de los productores locales de abastecerla, en pocos años presenciaremos como algo habitual a apicultores mexicanos y canadienses migrando con sus colmenas al Valle de San Joaquín.

El estudio del Dr. Eischen demostró en forma concluyente que, colmenas que salen de la invernada con 8 cuadros cubiertos con abejas, recolectan dos veces y media más polen que paquetes australianos de 1,8 kilogramos. Esta nueva información seguramente influirá en las decisiones futuras, que tomarán los productores de almendros y en el importe que están dispuestos a abonar por los paquetes.

Tanta es la interacción mutua y dependencia entre los productores de almendros y los apicultores, que se acaba de crear la «Nacional Honeybee Research Foundation», una entidad privada con financiamiento obtenido tanto del apicultor como del productor de almendros. Cada uno aportará U$S 1,00 (un dólar por colmena). Esto significa un presupuesto anual de casi tres millones de dólares para financiar trabajos de investigación que favorezcan a los apicultores para mejorar su rol como polinizadores.

Claramente los fondos asignados por el USDA para el sostenimiento de los laboratorios federales apícolas son insuficientes. Han pasado 23 años años desde la irrupción de los ácaros traqueales, 20 años desde la llegada de la varroa, 17 años desde la africanización y 9 años desde el hallazgo del pequeño escarabajo de la colmena en EE.UU. La comunidad científica no ha podido dar respuesta a todos estos nuevos desafíos, en parte la causa ha sido la falta de presupuesto.

Un ejemplo final para explicar la envergadura del cultivo industrial del almendro. Durante la floración que tiene lugar en Febrero y parte de Marzo, existe el riesgo potencial de heladas capaces de arruinar las flores. Cuando existe un alerta meteorológico que anuncia tal posibilidad, desde la madrugada temprano de ese día cientos de helicópteros contratados sobrevuelan las plantaciones. Mediante la turbulencia generada a cierta altura de la superficie se evita la concreción de la helada. Realmente increíble.

MERCADOS

En cuanto al mercado de la miel, tuvo lugar una presentación del «National Honey Board» que en 2006 cumplió 20 años de existencia. El consumo per cápita en EE.UU. es de casi 500 gramos. Para una población de casi 300 millones de habitantes, el consumo doméstico anual representa 136.000 toneladas. Sin embargo, durante 2006 y aparentemente de nuevo en 2007, la miel importada representó el 70% de la oferta total de miel en EE.UU. Hasta hace unos 6 años, la miel importada era el 50% de la oferta total. Da la impresión que el acentuamiento de esta tendencia, confirma que la producción de miel será en EE.UU. cada vez más una actividad secundaria supeditada a la polinización, mientras que el abastecimiento de miel correrá por cuenta de terceros país del Tercer Mundo.

Actualmente el «National Honey Board» está abocado a captar el segmento de consumidores hispanos, para lo cual está realizando profusa publicidad en idioma Español. Otro objetivo es llegar con el mensaje de la miel a diversos grupos étnicos que no hablan Inglés pero que hoy viven dentro de EE.UU. Se pretende abrir el abanico de consumidores por afuera del tradicional WASP (White Anglo Saxon Protestant).

El viernes 12 tuvo lugar una de las disertaciones más esperadas. Fue la que protagonizó Ron Phipps, importador de miel y otros productos alimenticios. En el EXPRESO anterior traduje un par de notas de Phipps publicadas en el «American Bee Journal» (que en 2007 cumple 147 años de existencia) sobre su perspectiva del mercado de la miel. Su caso constituye una rara excepción dentro del universo habitual de compradores, que en su mayoría están preocupados sólo por beneficios a corto plazo.

Phipps trazó un panorama sobre la desastrosa cosecha en EE.UU. durante 2006 y los problemas de abastecimiento que presenta China, tanto por la imposibilidad de seguir exportando miel burlando el pago de los derechos antidumping, como por sus inconvenientes en la producción por cuestiones climáticas. Una mala noticia es que China está intentando exportar miel bajo una posición arancelaria aduanera que corresponde a edulcorantes industriales. Es decir, algunos exportadores chinos están tratando de eludir las trabas impositivas encubriendo su producto bajo el nombre de otro endulzante. La única forma de prevenir esto es mediante estrictos controles en aduana y en los puertos. Según Phipps no hay motivo para un mercado deprimido para la miel durante 2007. Por el contrario, EE.UU. casi importó tanta miel argentina como lo hizo Alemania e inclusive pagando un 10% más de valor FOB por tonelada.

Phipps indicó además el potencial consumidor que representa la creciente clase media china, hoy representada por un tercio de su población total, es decir unos 500 millones de habitantes. Existe hoy en China un auge de consumo de productos lácteos que están aprovechando principalmente Nueva Zelandia y Australia. Inclusive durante 2006, tamberos neocelandeses de la cooperativa Fonterra, intentaron asociarse con productores lácteos argentinos para importar leche en polvo. El cuello de botella en Nueva Zelandia es su territorio donde ya no existe posibilidad de instalar más pasturas. Por lo tanto, de haber mayor consumo de miel en China existiría posibilidad de se reduzca su saldo exportable.



Cordialmente

Martin Braunstein

Martín Braunstein
Representante de la SRA (Sociedad Rural Argentina) ante el «Consejo Nacional Apícola» (SAGPyA) y ante la «Comisión Nacional de Sanidad Apícola» (SENASA)